LA COMPOSICIÓN DE LA ESPIRULINA

 

La espirulina es reconocida como uno de los alimentos más ricos del planeta. Sus muchos beneficios están relacionados con su extraordinaria composición, entonces, ¿de qué está hecha realmente la espirulina?

PROTEINAS

Las proteínas son los componentes básicos de los músculos y en términos de su porcentaje de la composición de nuestro cuerpo, solo son superadas por el agua: el agua representa casi el 62% de nuestro peso corporal, seguida de las proteínas con el 17%. También proporcionan la base para muchos procesos metabólicos (por ejemplo, la respuesta inmune y la reparación celular) y constituyen una gran cantidad de enzimas y hormonas.

Cada proteína consta de una secuencia que utiliza 20 aminoácidos, de la misma forma que una palabra consta de una secuencia de entre las 26 letras del alfabeto.

Estos aminoácidos pueden ser proporcionados por la dieta de una persona o producidos por el cuerpo; sin embargo, hay algunos que el cuerpo no puede producir. Estos se denominan "aminoácidos esenciales": hay 8 aminoácidos que son esenciales para los adultos y 10 para los niños. Las proteínas animales proporcionan todos estos aminoácidos esenciales en una dieta moderna típica, sin embargo, las proteínas individuales de origen vegetal no.

Los aminoácidos faltantes se convierten en factores limitantes con respecto a la producción de las proteínas que los utilizan, por lo que, a largo plazo, una deficiencia de aminoácidos esenciales acaba teniendo los mismos efectos que una deficiencia de proteínas. Por lo tanto, es importante variar las fuentes de proteínas vegetales para absorber todos los aminoácidos esenciales.

La espirulina es muy rica en proteínas (60-70% de su peso seco) [1] de alto valor biológico, que contiene todos los aminoácidos esenciales que necesitan tanto los adultos como los niños. La membrana de la espirulina se disuelve fácilmente con el ácido gástrico, lo que asegura que el cuerpo asimile bien estos 20 aminoácidos.

 

LIPIDOS

Los lípidos constituyen aproximadamente el 14% de nuestro peso y son componentes estructurales de nuestras membranas celulares. Están organizados en capas dobles, con el fin de aislar el interior de la celda del entorno que la rodea. La forma de estos lípidos altera la flexibilidad de la membrana e influye en la calidad de la transmisión de mensajes entre las células.

Los lípidos también se encuentran en el sistema nervioso; constituyen el 60% del cerebro. También crean vainas alrededor de nuestros nervios, lo que permite una transmisión de información mucho más rápida.

Finalmente, los lípidos contenidos en el tejido adiposo juegan un papel en el almacenamiento de energía y la regulación térmica.

Los lípidos de la espirulina representan el 2-4% de su peso total. Presentan un equilibrio ideal entre los ácidos grasos omega-3 y omega-6, lo que promueve una buena salud cardiovascular. La espirulina es particularmente rica en ácidos grasos esenciales, con un alto contenido de ácido alfa-linolénico (ALA) y ácido gamma-linolénico (GLA), que desempeñan un papel en la síntesis de hormonas. El GLA solo se puede encontrar en los aceites de borraja, onagra y grosella negra, en la leche materna y en la espirulina. El ácido dihomo-gamma-linolénico (DGLA), en particular, está presente solo en la leche materna y la espirulina. Estos ácidos grasos son proporcionados por la dieta o formados por el cuerpo utilizando omega-6.

 

CARBOHIDRATOS

Los carbohidratos representan el 1,5% de nuestro peso corporal y proporcionan un aporte energético directo de los alimentos. Cuando se consume glucosa, una parte se integra inmediatamente en nuestras células gracias a la insulina, mientras que el resto se almacena en el hígado y los músculos como glucógeno, la forma de reserva de energía a la que el cuerpo accede rápidamente.

Aproximadamente el 20% de la espirulina se compone de carbohidratos, principalmente en forma de glucógeno y ramnosa. El glucógeno es la forma de almacenamiento de carbohidratos en el cuerpo que se puede movilizar rápidamente. Estos dos azúcares tienen un efecto muy leve sobre los niveles de azúcar en sangre, la insulina y el páncreas.

 

VITAMINAS

Las vitaminas son responsables del metabolismo, desarrollo y protección celular. Aparte de la vitamina D, que es sintetizada por la piel, todas las vitaminas deben ser ingeridas a través de nuestra dieta; actualmente se conocen trece, aunque no todas sus funciones están completamente identificadas. Algunas vitaminas se pueden almacenar en el tejido graso del cuerpo o en el hígado y los músculos (vitaminas A, B9, B12, D y E).

Las vitaminas más interesantes presentes en la espirulina son:

Vitamina A (para la piel y los ojos): En forma de β-caroteno, precursor de la vitamina A. Dado que la espirulina contiene este precursor, en lugar de la vitamina en sí, la ingesta real de vitamina A se adapta a las necesidades, lo que hace que la hipervitaminosis (a niveles patológicos) sea imposible, a diferencia de otros suplementos vitamínicos.

Vitamina B1: La espirulina es la segunda mejor fuente de vitamina B1; solo la levadura de cerveza contiene más.

Vitamina B2: La espirulina es el alimento con el cuarto contenido de vitamina B2 más rico.

Vitamina B12 : La espirulina contiene dos formas de vitamina B12, cobalamina y pseudocobalamina, cada una con su función particular. (Si bien existe la discusión sobre la biodisponibilidad de esta vitamina en la espirulina).

Vitamina D : La espirulina es la mayor fuente vegetal de vitamina D.

 

MINERALES

Los minerales constituyen el 6% de nuestro peso corporal. Se encuentran en cantidades particularmente grandes en el sistema esquelético y deben ingerirse como parte de la dieta. Los minerales más interesantes presentes en la espirulina son los siguientes:

Calcio: La espirulina contiene tres veces más calcio como la leche entera.

Hierro: La espirulina contiene hierro que es altamente asimilable por el cuerpo.

Magnesio: La espirulina contiene un alto contenido de magnesio, un 10% más que el chocolate negro con un 70% de cacao.

Potasio: La espirulina viva contiene 3 veces más potasio que el plátano.

 

PIGMENTOS:

La espirulina es un tipo de microalga azul verdosa que contiene una gran cantidad de pigmentos.

Ficocianina: El componente más extraordinario de la espirulina, con efectos antiinflamatorios y antioxidantes, además de muchos otros beneficios. [3]

Carotenoides: Esta familia de pigmentos incluye el β-caroteno, que está especialmente bien representado en la composición de la espirulina, que contiene 20-25 veces más β-caroteno que las zanahorias.

Clorofila: El pigmento de la fotosíntesis, que constituye el 1% de la espirulina.

La cantidad y calidad de los componentes de la espirulina le confieren un perfil nutricional especialmente interesante y completo, ¡y la convierten en un complemento adecuado para cualquier persona que necesite un impulso energético garantizado!

 

Fuentes:

[1] Teuling E. & al. (2017) Comparison of Protein Extracts from Various Unicellular Green Sources. J Agric Food Chem. 2017 Sep 13;65(36):7989-8002. doi: 10.1021/acs.jafc.7b01788.

[2] Otles S. & al. : Fatty acid composition of Chlorella and Spirulina microalgae species. J AOAC Int. 2001 Nov-Dec;84(6):1708-14.

[3] Romay Ch. & al : C-phycocyanin: a biliprotein with antioxidant, anti-inflammatory and neuroprotective effects. Curr Protein Pept Sci. 2003 Jun;4(3):207-16.